sábado, 24 de junio de 2017

APRENDIENDO A SER CIUDADANO, CUMPLE UN AÑO MAS



Hace 9 años, un 24 de Junio, tomé la decisión de iniciar el camino de la escritura a través de un blogs que me permitiera formar e informar sobre el tema de Derechos Humanos, y es que para ese tiempo, sentía la necesidad de escribir a todas las personas sobre este tema, ya que no se tenía claro el tema de Derecho, especialmente, en lo que significa ser Ciudadano. A pesar de los esfuerzo de muchas personas en educar sobre este tema, pareciera que no se convierte en cultura o simplemente no se internaliza. 

Aún recuerdo años atrás en la escuela cuando aprendíamos sobre este tema, en una materia llamada “Formación Social Moral y Cívica”, luego, el nombre de la materia evolucionó y se llama Formación Ciudadana y ahora está en las Ciencias Sociales. Lo que es interesante, es la necesidad de formar en el tema. En mi primera publicación defino al ejercicio de la ciudadanía como un derecho,  pero aún algunas personas no han aprendido a ser ciudadano, o no se tiene tan claro como ejercerla.  Con el paso del tiempo, se ha ido entendiendo menos, pues, decimos ser ciudadanos, cuando se da la adquisición de poder popular, pero no exigimos que se nos respete como tal, ni tampoco tenemos actitudes ciudadanas.

Nos toca como ciudadanos, hacerle frente al país, con mejores actitudes, con compromiso, con conciencia. Comenzando con nuestra actitud de respeto hacia las demás personas, la tolerancia al contrario y contribuyendo con la mejora ambiental, entre otras cosas.

Hacia los servidores y el servicio

Si empezamos por reflexionar sobre la actitud que toman los servidores públicos y/o privados, cuando se cae en el error de creer que el Servicio es igual al Favor, o en el peor de los casos Favor es Igual a Maltrato, no se ha entendido el significado de la palabra Servicio, como dirían los diccionarios dícese de actividades que buscan satisfacer las necesidades de las personas que lo solicitan; pero el concepto lo hemos mal interpretado y se entiende como pleitesía (para no entrar en detalle). Es que hemos olvido al Servidor más grande en el mundo que fue Jesucristo y su paso por este mundo. "Dichoso en el que trabaja por la paz, porque estos serán hijos de Dios". Mt.5.3-12. Todos estamos llamados a servir, con vocación, con responsabilidad y compromiso, este se traduce en buen comportamiento, cumplimiento de la norma y la mejor construcción colectiva del bien común.

Por otra parte, cuando aprendiendo a ser ciudadano nace en la web, es con la intención de escribir sobre lo maravilloso que es la experiencia comunitaria, esa vivencia que nos permite crecer entre seres humanos y amigos, porque en cada comunidad hay nuevos amigos, aprendizajes, gozos, alegrías y tristezas, realidades diferentes que nos acercan más al prójimo. "12  Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos". Mt5:3-12

La participación ciudadana, ese derecho nato que se vive cada día en la comunidad, también se ha malinterpretado y se ha politizado. La vida social es otra cosa, no tiene tinte político, pues no depende de eso, no tiene corte religioso, no se condiciona, porque allí vivimos y convivimos todos, es simplemente social y busca la construcción colectiva, el bien común, que promueve el desarrollo local y la transformación social. Estamos llamados Amar y amarnos como lo dice el primer mandamiento. "Amaos los unos a los otros, como yo lo he amado", es decir, Ama a tu prójimo como a ti mismo. En este punto, nos falta práctica.

Son muy pocos los líderes comunitarios de vocación, sino más bien son de obligación, y entonces lo que es una convivencia natural de los seres humanos, dependerá de los gobernantes de turno o de los intereses de unos pocos. Los intereses reales comunitarios quedan a un lado, pues no se escucha al colectivo o a la Asamblea de Ciudadanos, todo se condiciona. Cuidado con esto. Cuando nos escuchemos más, es mucho lo que se logrará como nación.

¿Qué está pasando con el ejercicio de la ciudadanía, con la organización comunitaria y el bien común?. ¿Será que debo volver al primer artículo que escribí hace 9 años atrás? este se titula "Los cristianos estamos llamados a promover el cambio social", cuya reflexión principal está en entender que ejercer la ciudadanía es una acción política – social, que nos supone sujetos activos, participativos, solidarios con capacidad para protagonizar e incidir en las acciones y decisiones en los diferentes ámbitos de una sociedad. 

Un mes después escribí "Libertada de Expresión entre dos fuegos, así como mecanismo de participación I y II, Medios de Comunicación amigos o enemigos, Digno o Dignificados, Organización Comunitaria, entre otros.  Lo cierto es que en 9 años después, cada artículo está vigente, lo que me conduce a entender que debemos reflexionar, revisar y cambiar, volver a la aplicación de la Educación popular, como diría Paulo Freire "Acción - Reflexión - Acción". Esto hoy más que nunca es necesario, para esto debe existir madurez e intención de cambio.

Tiempos de Fe y Esperanza

Hermanos/as, estamos en un mundo donde la Fe y la Esperanza, están condicionadas a mesías, salvadores que surgen de la nada y deciden por nosotros el destino que debemos seguir. Pero no podemos abandonar la Fe en Dios, en ese Dios que nos acompaña y nos ve. Recordemos, “La fe es aferrarse a lo que se espera, la certeza de las cosas que no se pueden ver” (Hb. 11, 1)

¿Qué está pasando, que no somos capaces como nación de trazar nuestro camino?
Debemos tener absoluta confianza en Dios, pues es el único que es capaz de proveer todo cuanto necesitamos. Es aquí donde la Fe, cuenta un papel importante pues, "La fe es la victoria que vence al mundo, y sin fe es imposible agradar a Dios (1 Juan 5:4; Heb 11:06). Debemos seguir firme en la Fe, pues no podemos dudar que entraremos en el "Santuario de la verdad de la Sangre de Jesús, el nos abrió ese camino nuevo y vivo a través de la cortina, es decir, su carne." (Hb.19-21).
Por esta razón, no debemos perder la Esperanza, y aprender de estos nuevos tiempos.

Un camino de agradecimiento y aprendizaje

En 9 años, he realizado entrevistas de diferentes áreas como: salud, ambiente, social, Gestión de Riesgo, entre otras, como también son muchos los testimonios y las vivencias y aprendizajes adquiridos y aún siento que es que me falta muchos por crecer-

Celebro que Dios me dio el Don de Escribir y de la Palabra, que tengo una familia maravillosa, que me acompaña en cada paso de mi vida, mi amado esposo, mis hijos, mi mamá, mis hermanos, que tengo amigos que me animan a continuar como: Benigna de Martínez, Gisela Tovar y el Padre Antonio Arocha, mis más fieles seguidores, así como los otros 288 seguidores.

Les agradezco que me acompañen en este camino, a ustedes y les dedico este blogs. Agradezco a todas esas personas que leen todos los artículos que escriben y comentan, como José Antonio Villamizar. Lamento algunos lectores que han fallecido como mi papá y el Padre Francisco Rondón. Agradezco a las personas que me aconsejan y no me dejan perder el camino como es el caso de: Alba Marina Gutiérrez, Dalila Itriago, Padre Pedro Pablo Aguilar, Albina Rosas, Janeth Marquez, Nirma Hernández, Hna. María José González, Ferlinda Piñango, Annie Romero, Mariela Bermúdez, Sergio Salvador, Edgar Rodríguez, entre otros.

Solo les pido a ustedes mis lectores, que pidan al Espíritu Santo, para que me acompañe siempre en el caminar comunicacional y comunitario, en este mundo tan poco esperanzador, tenemos que ser esperanza, aquí cito al Papa Francisco "Que nadie nos robe la Esperanza". Frase muy cierta, pueden arrebatar todo menos la esperanza, así que hay que conservarla.

Gracias, muchas Gracias.

Me despido dejando las Bienaventuranzas

3. Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 
4 Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. 
5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. 
6. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
 7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 
8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 
9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán hijos de Dios.
 10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
 11 Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan, y cuando, por mi causa, os acusen en falso de toda clase de males. 
12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros. Mt5:3-12

Publicar un comentario